el arte en plural nacido en manos de palmera ardiendo; hablamos con este colectivo multidisciplinar de cuernavaca (méxico) sobre sus ideales, motivaciones y pensamientos

El arte en colectividad surge de una conciencia muy concreta: una forma de unión frente a un exterior que no se corresponde con los ideales propios. La crítica suele estar dentro de sus bases. ¿Qué tiene esto que ver con el arte contemporáneo? Todo, en realidad. Los colectivos no son una creación actual sino que sigue una tradición de reivindicación que, aunque a veces nos es ajena, existe y está viva. 

Personalmente siempre me ha interesado conocer el ambiente artístico que hay hoy en día en México y conocerlo de primera mano. Palmera Ardiendo se define como «una plataforma para el pensamiento crítico, la experimentación y el encuentro a través del arte contemporáneo que trabaja desde la colectividad. Utilizamos una palmera como símbolo de la ciudad, que arde, buscando instantes que iluminan, queman, encienden y desprenden energía»

 

Más de un año de andadura como colectivo y con creciente afán de seguir expandiéndose, Palmera Ardiendo se me revela como un soplo de aire detonador, tan necesario como vital y genuino. 

 

P:¿Qué os atrae de la idea de colectivo por encima de la acción individual?

P.A.:Nosotras encontramos en la colectividad una forma de resistencia frente al panorama presente y futuro, no solo del arte. Buscamos en el trabajo colaborativo la oportunidad de unir saberes, experiencias e intereses para generar espacios donde quepan más visiones. Nuestra primera edición fue posible gracias a la unión de más de 150 agentes culturales que buscaban a través del arte otra forma de mirar y habitar nuestra ciudad. Palmera Ardiendo es un proyecto que se sostiene en gran parte de afectos y vínculos, que ensaya estructuras más horizontales y que tiene como uno de sus objetivos principales generar espacios de encuentro.

 

P:¿Creéis los colectivos artísticos como vosotros que promueven un encuentro entre arte-población local son necesarios a nivel social? ¿Qué función creéis que cumplís para con la sociedad?

P.A.:Justo uno de los propósitos de Palmera Ardiendo es mantenernos en contacto como comunidad y con el espacio que habitamos, proponiendo otras maneras de acercarnos. Por ello, nuestro programa incluye actividades que plantean vínculos con diversos públicos. En nuestra primera edición tuvimos un ciclo de cine, una serie de charlas en torno a la ciudad, diversas intervenciones en el espacio público, talleres para generar piezas participativas, y otras  actividades que sugerían ideas para que Palmera Ardiendo dialogue con más personas.

Ahorita acabamos de comenzar La Hamaca, un proyecto de biblioteca compartida destinada a todo aquel que quiera hacer uso de ella. A raíz del distanciamiento social, ideamos una residencia en donde nuestros libros visitan a diversos creadores de la ciudad durante dos semanas. Para nosotros es muy importante generar vínculos de este tipo, en donde los participantes y la sociedad están en el centro. Consideremos que la función y también la responsabilidad principal de estas propuestas es visibilizar, incluir y dialogar con diferentes voces.

 

P:Algo que me llama la atención siempre de los colectivos es que sus acciones suelen estar muy cercanas a la artesanía y a involucrar el cuerpo directamente con el arte. ¿Palmera Ardiendo se identifica con este hacer más a los modos artesanales -tipo la antigua Bauhaus alemana- o con la industrialización?   

P.A.:En definitiva nos interesa las formas en las que el cuerpo y los afectos se involucran en la producción. Consideramos que la producción en masa fragmentó procesos y volvió impersonal nuestra relación con los objetos y con los otros. Nuestras propuestas buscan propiciar procesos largos, completos, complejos y experimentales, creemos que el arte puede darnos espacios para ser críticos con lo que nos rodea.

 

P:Lleváis más de un año de andadura, ¿hacia dónde camináis como colectivo artístico?

P.A.:No tenemos un camino definido ni cerrado pero sí sabemos que queremos hacer de Palmera Ardiendo una plataforma para pensar colectivamente y generar una serie de actividades que estén en continuo crecimiento y desarrollo. Para ello trabajamos constantemente y nos cuestionamos todo el tiempo qué somos y por qué y para quién hacemos las cosas. Cada edición que realizamos exploramos un tema en específico que define el contenido de todas nuestras actividades, y tratamos de plantear siempre preguntas relevantes en nuestro contexto. Con todo esto planeamos construir y forjar vínculos entre nosotros, la comunidad artística, los públicos, y hacer alianzas con diferentes instituciones afines o no al arte.

 

P:¿Cómo funcionáis como colectivo? ¿Colaboráis con otros colectivos mexicanos? ¿Es importante para vosotros la multidisciplinariedad?

P.A.:Palmera Ardiendo funciona gracias a la unión de las distintas capacidades de sus integrantes.  Cada quien aporta diferentes experiencias y aunque de cierta forma hemos adoptado prácticas propias de los museos en donde existen equipos para cada área específica, todo el tiempo cuestionamos estas prácticas.  No sólo porque creemos que existen otras maneras en que se puede operar, sino que justo al ser un colectivo autónomo podemos  tener mucha más libertad.

A pesar de que somos un proyecto nuevo, algunos colectivos se han acercado a nosotros para crear propuestas juntos y de la misma manera nosotros buscamos colaborar con proyectos que tengan propuestas similares a las nuestras. ¡Pronto estaremos anunciando el resultado de estas colaboraciones!

 

P:¿Cómo entendéis el arte? ¿y el arte contemporáneo más concretamente?

P.A.:Entendemos el arte como una operación crítica de nuestra realidad. Para nosotras es un lugar de reflexión que nos enfrenta al momento y al tiempo en el que nos encontramos dentro de nuestro contexto político, filosófico, estético y social.  Es un espacio lleno de posibilidades que nos permite dialogar, imaginar, colaborar y experimentar, y sobretodo ser sensibles y críticos ante lo que nos rodea. Además nos encantan los medios y recursos de los que se vale el arte:

imágenes, movimientos, metáforas, guiños, acciones, ficciones, que aunque muchas veces operan en términos simbólicos, también tienen la oportunidad de incidir en lo real.

 

P:Independientemente de la falta de distancia histórica del espectador con respecto al arte tradicional, ¿por qué pensáis que hay un mal entendimiento tan grande del arte contemporáneo?

P.A.:La distancia histórica no necesariamente hace que el espectador entienda el arte, sino que más bien la historia nos cuenta la historia de maneras mucho más asimiladas, y pareciera que es más comprensible. En ese sentido, a pesar de que el arte siempre ha tenido sus complejidades para su propia época, la llegada del arte conceptual estableció una brecha muy grande entre el arte y sus públicos, pues ya no sólo se basaba en el objeto sino en los múltiples significados que el objeto podría detonar. El arte contemporáneo apunta mucho a una conceptualización, academización e intelectualización del arte, que de pronto puede hacerlo muy inaccesible o incomprendido. Por otro lado, se tiende a pensar en el arte en términos de técnica o factura, y eso puede llegar a ser una visión un poco trasnochada para el arte contemporáneo, que encuentra el potencial artístico en otros lugares como un performance, una frase o un objeto cotidiano. Sin embargo, nosotros creemos que el arte también nos ofrece una gran gama de posibilidades y que todas podemos encontrar algo en él.

 

P:¿El arte tiene una importancia fundamental o es un elemento secundario en Cuernavaca? ¿Y en México en general?  ¿Y para Palmera Ardiendo?

P.A.:En Cuernavaca hay una gran comunidad artística que constantemente trabaja y se continúa formando a nivel académico y profesional ya sea como artistas o gestores culturales, al igual que en el resto del país, a veces con el apoyo de algunas instituciones y otras veces con sus propios medios. En la población artística en Morelos existen vínculos y amistades cercanas que se transforman en apoyo mutuo en actividades artísticas y culturales. Nos apoyamos asistiendo a las exposiciones, impartiendo talleres o adquiriendo obras de arte. Para Palmera Ardiendo la función principal del arte es el sentido de unión y trabajo en equipo para realizar proyectos curatoriales y pedagógicos dirigidos a la comunidad artística y la comunidad en general.

 

P:¿Hay un apoyo social a organizaciones como Palmera Ardiendo en Cuernavaca?

P.A.:De impronta te decimos que sí. Una de las cosas particularmente interesantes que vivimos con Palmera Ardiendo en nuestra primera edición fue la movilización genuina de la sociedad. Pensamos que hubo una serie de circunstancias particulares que propiciaron que Palmera Ardiendo fuera el espacio de convergencia de muchos grupos en Cuernavaca; abierto a la posibilidad de reflexionar y discutir sobre nuestra ciudad y nuestras problemáticas desde distintos aristas. Pensamos que eso es justo lo que la gente estaba buscando. Llegamos a complementar una inercia natural. Para nosotras fue una sorpresa no sólo la vinculación de públicos en general, sino también la de otros colectivos o grupos civiles.

 

P:Como colectivo artístico, artistas y personas, ¿cómo concebís la vida y el mundo?

P.A.:Bueno, lo concebimos a partir de cuestionamientos. Pensamos que los procesos reflexivos son fundamentales para la búsqueda de pensamientos críticos, la experimentación y el encuentro.

Creemos que toda acción, iniciativa o búsqueda que hagamos desde Palmera Ardiendo tendrá como consecuencia reflexiones que nos motiven a concebir la vida y el mundo desde otros lugares; lugares más cercanos a los que queremos vivir y compartir. Otro punto importante es que también partimos desde adentro: creemos en la colectividad y que cualquier cambio que surja desde aquí, por pequeño que sea, es significativo.

          Créditos fotografía:

Miguel Bravo

Registro de performance Palmera Ardiendo, 2019.

Cortesía del artista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba