el interés de la obra de lita cabellut (1961) reside en la combinación de la técnica de la plasmación psicológica con la del uso personal de los colores, lo que convierte a sus retratos en piezas, que más allá del gusto de cada uno, llevan inscritos una individualidad y una fuerza genuinas y verdaderas. la realidad y el desgarro puestos al servicio de la técnica pictórica.

entrevista extraída de sirocomag #2, para hacerte con un ejemplar clic en el enlace

SM: ¿Qué es la belleza para ti? Dónde la encuentras?

LC: La belleza es lo absoluto. Lo absoluto en el blanco y en el negro, lo absoluto en el razonamiento y en la lo- cura. La belleza es el compás de nuestra inteligencia, es el corazón de nuestra energía. La belleza esta presente en todos los sitios, no tiene un lugar fijo donde se manifiesta, esta en lo más terrible y en lo más armonioso. La belleza es parte del aire que respiramos, la belleza la podemos percibir sin los sentidos físicos, es parte de nuestro ser.

 

SM: ¿Cuál es el impulso de tu pintura?
LC: La humanidad. Lo que me rodea, lo que espanta, lo que conmueve, lo que me remueve y lo que me acaricia.

 

SM: ¿Cuál es el sentido de tus creaciones? ¿Por qué retratos?
LC: Son una búsqueda constante a conocerme, a entender esa herencia colectiva que nos hace personas. No sé si el retrato es la mejor manera de representarlo pero nuestra mente está establecida a reconocer patrones, a percibir lo que hemos establecido a lo largo de los siglos… el reflejo del retrato nos acerca a la ilusión de que nos estamos reflejando nosotros mismos…pero puede ser que con la evolución, el retrato se nos quede párvulo o no lo suficientemente potente para percibir la intensidad de los ritmos y las formas que nos hacen reconocernos a nosotros mismos.

 

SM: ¿Por qué ese uso del color? ¿Qué te lleva a emplearlo de la manera en que lo haces?
LC: Nunca lo he pensado conscientemente, los colores son una especie de termómetro que indica el estado de mi delirio.

 

SM: ¿Consideras que tu obra conecta en algún punto con la cultura gitana?
LC: No, no creo en naciones, regiones, en razas específicas…eso es un fenómeno social y cultural. La creación del arte esta por encima de todos estos conceptos de sociedades formadas por nosotros.

 

SM: Has ilustrado y reinterpretado Bodas de sangre. ¿En qué se cruza tu obra con la del poeta Lorca?
LC: Qué difícil pregunta. Como te diría…Yo admiro a Lorca en todos sus valores, los artísticos y los humanos y es difícil encontrar similitud cuando admiras a alguien tan profundamente. En mi caso, creo que lo más cercano que sentí con él fue la necesidad de enfocar las injusticias sociales manteniendo siempre por delante la verdad de la belleza.

 

SM: ¿Recuerdas tu infancia? ¿Qué hay de esos recuerdos en tus trabajos?
LC: No me fío de mi memoria, no nos deberíamos medir por lo que recordamos, ¡es tan peligroso usarlo como excusa para no responsabilizarnos del momento! Los fantasmas crecen cuando apoyas a la memoria y se ridiculizan y encogen cuando te aferras a lo que ahora tienes.

 

SM: ¿Cómo es ser mujer en el mundo del arte contemporáneo? ¿Y en el mercado del arte?
LC: Bueno, yo soy una persona que siempre, siempre me he sentido muy orgullosa y muy completa en mi género pero ¡Claro que es difícil! No podemos negar que en general estamos en desventaja, y grande. Y que ser mujer te trae muchos obstáculos para la rapidez de crear una carrera o de subrayarte o de que te consideren más en serio. Pero yo jamás me sentí víctima, ni quiero sentirme, porque eso me quitaría la fuerza para convencer de que la igualdad de la mujer es urgente en su reconocimiento en toda la historia.

 

SM: En ocasiones te defines como autodidacta, ¿piensas que el autodidactismo en el arte funciona para todo el mundo? ¿Por qué?
LC: Sí, el artista no lo hace una escuela. El título de un artista es imposible obtenerlo por medio de una escuela o un papel que indica que terminaste de estudiar. El aprendizaje de un artista empieza con la disciplina de conocer los materiales y de dominar la técnica; después empieza la creación. Y la creación es como el kung fu: repetición, repetición, repetición…hasta ese punto donde el aburrimiento es la llave al control para poder crear. Eso no se hace en cinco años, es el afán de superarte y la curiosidad de conocer posibilidades que ni siquiera sabes que tienes. Así que todos los autodidactas con pasión, con delirio, con rebeldía hacia sí mismos son artistas con gran potencial.

 

SM: ¿Hubo en tu vida algún punto en el que el reconocimiento internacional llegara muy rápido? ¿Qué fue?
LC: El golpe de buena suerte. Encontrarme con buenos marchantes, el tener la oportunidad de tener una ventana al mundo en ciudades importantes y de una cosa viene la otra…pero esto nunca se debe anhelar. Nunca debe ser la razón para crear, pero cuando te llega… en mi caso yo soy muy consciente que hay tantos y tantos buenísimos artistas que no les ha tocado…¡Qué buena suerte es la mía!

 

SM: ¿Consideras que tu obra ha triunfado más fuera de España?
LC: No, todo tiene su momento. Yo he llegado a España en el momento que emocionalmente me sentía crecida. Y lo he podido vivir y lo estoy viviendo consciente, feliz y muy agradecida.

Fotografía: Dulzura (200×180) cortesía de Lita Cabellut y su estudio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba